¿Sabes cómo reciclar los cartuchos de tinta y tóneres?

“Reciclar, reciclar… Reciclar es muy fácil”. Esta canción infantil ilustra muy bien la importancia que tiene el reciclaje para el ambiente. Hoy en día se puede reciclar muchas cosas, desde papel, vidrio, plástico hasta cartuchos de tinta y tóner. El objetivo es el mismo: minimizar el impacto ecológico cuando se desechan en la basura.

Los cartuchos de tinta y los tóneres, por mencionar solo un ejemplo, son muy contaminantes. No solo eso. Son nocivos para la salud humana, así como para la vida animal del planeta. De ahí la importancia de reciclar estos materiales de forma fácil, segura y apropiada.

Por qué se deben reciclar los cartuchos en vez de tirarlos a la basura

Por lo general, a los cartuchos de tinta se les rellena con un material polvoriento cargado de forma eléctrica. Las partículas de dicho material, mezclado en gran parte por hierro y carbón, así como con buenas cantidades de cobre, cromo, termoplásticos, cianuros orgánicos y fibras, son los que se calientan para grabar la impresión en el papel.

Estamos hablando de materiales sumamente contaminantes que, en efecto, pueden generar graves problemas para la salud humana e indudablemente afectar a animales y plantas. El siguiente ejemplo lo explica mejor: “Estar en una habitación donde funciona una impresora, es como estar encerrado en una zona de fumadores”.

Las pequeñas partículas que se liberan durante el proceso de impresión son peligrosas. Estas pueden pasar fácilmente a los pulmones y al riego sanguíneo, ocasionando serios problemas de salud. Cuando a los cartuchos se les agota su vida útil, sus componentes siguen siendo altamente contaminantes.

Reciclar los cartuchos en vez de tirarlos a la basura

Por ello lo extremadamente necesario del reciclaje eficiente. Y el problema está en que no siempre se tiene consciencia del peligro que supone tirar los cartuchos gastados a la basura. Tampoco la forma correcta de reciclar los cartuchos de impresoras. Una empresa que ha dado un gran salto en este sentido es la que fabrica los cartuchos Brother.

Otra razón para reciclar de forma correcta los cartuchos gastados de impresoras son las que se derivan del Real Decreto 110/2015. A partir de este decreto, en vigor desde el 15 de agosto del año pasado, los cartuchos de impresoras convencionales, así como los tóneres de impresoras láser, son considerados residuos electrónicos o eléctricos.

Por tanto, tirarlos a la basura no solo está prohibido, sino que también se considera daño ecológico. Además, este decreto impone nuevas obligaciones a los fabricantes. Así se garantiza que los usuarios cuenten con varias alternativas en el momento de reciclar este tipo de tóneres y cartuchos. A continuación, te contamos qué hacer al respecto.

A dónde se deben llevar los cartuchos de tinta y tóneres gastados

Reciclar los cartuchos de tinta y tóneres, más allá de la obligación impuesta por el Real Decreto 110/2015, debe ser un asunto de conciencia ambiental. Lo primero que se debe hacer es comprender la importancia del recogido, reciclado y reutilización de cualquier material, en especial los residuos electrónicos y eléctricos.

Sin embargo, como el planeta y el ambiente merece cualquier esfuerzo que se haga al respecto, bienvenido sea el Decreto Real. Las regulaciones de control y tratamiento sobre residuos electrónicos y/o eléctricos obligan a fabricantes o importadores a recoger los cartuchos de impresoras.

Son ellos los principales responsables de gestionar el proceso de recogida y reciclado. Asimismo, se les encarga la tarea de financiar y organizar la gestión eficiente de este tipo de componentes.

Esta responsabilidad puede hacerse de 2 formas: individual (el fabricante establece el sistema de recogida o procedimiento individual) o colectiva (como hacen muchos fabricantes de impresoras).

Ahora bien, los usuarios también tienen su parte en el proceso. Una vez se termine el cartucho de tinta o tóner, en vez de tirarlo a la basura o dejarlos en gestores no autorizados, deben hacer lo siguiente:

  • Entregar el cartucho gastado en la tienda donde se va a comprar el nuevo.
  • Cuando se compre a través de una página web, exigir información sobre la recogida del cartucho vacío. No solo es un derecho, también es un compromiso. El fabricante, debe tener un sistema de recogida individual donde entregar, sea en tienda física o en puntos autorizados.
  • Depositar directamente los cartuchos agotados en contenedores adecuados para tal fin. Muchos están situados en grandes superficies, centros comerciales, puntos limpios del municipio, entre otros. Es importante pedir justificante de entrega.

¿Cuál es el resultado final? Este pequeño gesto, que toma solo unos pocos minutos, contribuye a salvar el planeta, disminuye los problemas de salud, incentiva el ahorro (los cartuchos reciclados son duraderos, económicos, sostenibles, pueden ser reutilizados hasta 7 veces), evita sanciones, etc.

No existe mejor manera de contribuir con el medio ambiente. Sin mencionar la satisfacción que produce ser parte de la solución en vez del problema. La canción que se mencionó al inicio resalta aún más la importancia del reciclado consciente con esta estrofa final: “Reciclando al planeta le harás muy bien. Reciclar… Sí que es fácil”.