El mundo del lettering y la caligrafía está de moda

El lettering es una forma de arte realizada con herramientas especiales, como los rotuladores para lettering, y que cada vez cobra mayor relevancia entre estudiantes y artistas manuales en el mundo del diseño gráfico y la decoración de interiores a nivel comercial. Esto se debe a que permite alcanzar ciertos niveles de perfección y belleza que la tipografía tradicional no consigue.

Por ejemplo, algunos elementos decorativos de los estilos Art Decó y Art Noveau, reciben influencia directa del lettering. A continuación, hablamos sobre este tema para entender mejor qué es el lettering, cuales son los materiales utilizados para la ejecución de esta forma de arte, las posibilidades que ofrecen y cómo elegir los más adecuados.

¿Qué es lettering?

Se describe como el arte de dibujar letras, en lugar de escribirlas. Funciona como un complemento de la caligrafía, pero se considera como una forma de arte, debido a que cada letra, palabra o frase funciona como una ilustración y representa un papel único dentro de la composición. Se realiza con lapiceros, lápices de grafito, pinceles, rotuladores especiales e incluso programas informáticos.

La elección del material a utilizar dependerá del tipo de lettering que el artista decida realizar. El Brush Lettering, conocido también como caligrafía moderna, es el tipo que requiere el uso de rotuladores con características especiales. Estos utensilios de escritura vienen en gran variedad de colores, tamaños e incluso acabados, ideales para aplicar diferentes técnicas.

Tipos de rotuladores para hacer lettering y sus características

El material indispensable para realizar esta forma de arte son los rotuladores, los cuales servirán para dar el toque final a la obra y pulir todos los detalles. Los rotuladores son una herramienta variada en tipos, calidades, tamaños, texturas y acabados, por lo que conviene conocer en detalle la oferta.

Rotuladores punta pincel

Se trata del tipo más popular entre quienes se encuentran iniciando o aprendiendo las técnicas básicas del lettering. En concreto, son los ideales para ejecutar la técnica del Brush Lettering, que originalmente se realiza con pinceles, acuarela o pinturas acrílicas.

Estos rotuladores tienen una punta que imita la forma de un pincel y su acabado, permitiendo realizar diferentes tipos de trazos según la cantidad de presión aplicada sobre la superficie y la posición en que se aplique.

Rotuladores punta rígida

Son rotuladores con una punta recta y de escasa flexibilidad, con un acabado tipo bala que es necesario para la realización de trazos finos y continuos. Existe una variedad enorme de esta clase, mayormente en cuanto a colores y grosor de la punta. Es, de hecho, el tipo de rotulador que comúnmente tendríamos en casa para las tareas escolares.

Rotuladores caligráficos

Son aquellos que tienen una punta pequeña, flexible y bastante fina, generando un trazo fluido, uniforme, que puede cambiar de grosor según la presión ejercida sobre el papel. Son perfectos para los pequeños detalles o las letras más pequeñas en una composición.

Rotuladores punta biselada

Su función es disponer de una herramienta con la capacidad de realizar trazos en dos grosores diferentes, aplicando giros de muñeca. La dificultad de uso de estos suele radicar en el control de los movimientos, pero una vez dominada la técnica se convierten en el complemento perfecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.