¿Conoces esta magnífica herramienta? La Llave dinamométrica para bicicleta

Tal y como ocurre con cualquier otro vehículo, algunas piezas de una bicicleta necesitan ser desmontadas con frecuencia para las labores de mantenimiento. No importa si eres un ciclista profesional o un aficionado, las labores de mantenimiento son obligatorias para mantener la bici en perfectas condiciones antes de salir a disfrutar en el terreno con seguridad.

En este caso, una llave dinamometrica es una herramienta de gran utilidad para atender las labores mecánicas en el ciclismo. Se trata de un dispositivo que permite controlar la fuerza con la que ajustamos los pernos de nuestra bicicleta, lo cual ayuda a protegerlos puesto que los mismos son fabricados en materiales ligeros que tienen poca tolerancia a un ajuste excesivo.

¿Qué es una llave dinamométrica?

Una llave dinamometrica se trata de una herramienta manual bastante parecida a una llave de carraca con partes intercambiables. No obstante, la llave dinamométrica se basa en un sistema de par de fuerzas; esto quiere decir que su funcionamiento se basa en la aplicación de dos fuerzas paralelas e idénticas entre sí, permitiendo la rotación del elemento, en este caso, los pernos.

Importancia de la llave dinamométrica para bicicletas

Las bicicletas utilizan una gran cantidad de pernos que sostienen la estructura durante la marcha y, debido al tipo de material que se utiliza para la construcción de estos pernos, es necesario ajustarlos con la fuerza justa, de lo contrario es posible dañar por completo la pieza en cuestión de segundos.

Para solucionar este problema existe la llave dinamometrica para bicicleta, la cual garantiza que el usuario aplique la fuerza justa sobre los pernos. En el mercado existen diferentes marcas y modelos de este tipo de herramienta entre las que se pueden elegir. Cabe destacar que algunas de ellas poseen medidas preestablecidas de ajuste para que el usuario no se sobrepase en la fuerza aplicada.

Consecuencias de no utilizarla

Apretar los pernos haciendo cálculos al azar no es la mejor manera de garantizar el buen funcionamiento de la bicicleta y tampoco es la forma más fiable de completar un proceso de mantenimiento. Por ejemplo, en las bicicletas construidas a base de fibra de carbono, los pernos tienen especificaciones claras sobre la cantidad de fuerza soportada durante las tareas de ajuste.

En la abrazadera del poste del sillín es posible visualizar un número grabado (usualmente 7 Nm o 5 Nm). Este valor implica una unidad métrica de fuerza de torsión (Newton/metro), lo cual pasaría a indicarnos que la pieza solo soporta una torsión con fuerza dentro del valor marcado. Este nivel de fuerza solo podemos aplicarlo utilizando una llave dinamométrica.

Usualmente, la causa por la cual tanto el sillín como otras partes de la bicicleta suelen desajustarse con frecuencia es por haber aplicado un torque excesivo sobre los pernos. Cuando los pernos se dañan, las piezas de carbono también estarán expuestas a dañarse, lo cual puede terminar generando accidentes en la vía cuando atravieses baches o protuberancias en la misma.

Finalmente, al no utilizar esta herramienta podrías anular la garantía de tu bicicleta, ya que en las especificaciones del fabricante se indica el tipo de herramientas a utilizar y la cantidad de fuerza de torsión recomendada para los pernos.