Hacer deporte siempre será sinónimo de salud

La actividad deportiva debe ser parte fundamental de la vida de toda persona. Hacer ejercicios, comer sano y llevar una rutina activa es la clave para tener equilibrio en el cuerpo y la mente.

Para alcanzar esto, es necesario cumplir con ciertos parámetros. Comer sano implica saber qué alimentos pueden o no ingerirse, los horarios y las cantidades. En cuanto al ejercicio, se trata de conocer las rutinas de entrenamiento, los accesorios a usar, inclusive qué suplementos tomar.

Saber alimentarse

Las personas que buscan llevar una vida sana necesitan alimentarse de manera correcta. Hacer dieta es una buena opción, porque se establecen parámetros y controles alimentarios para no abusar e ingerir comidas que afecten al organismo. En la actualidad están de moda las dietas rápidas o milagrosas. Sin embargo, algunas de estas dietas milagrosas no surgen los efectos deseados y lo que hacen, lejos de ayudar a adelgazar, es hacer a la persona coger algún kilo de más

Una de las dietas rápidas más seguras es la que se hace consumiendo solamente piña durante tres días, para perder 5 kilos. Quienes han puesto en práctica la dieta de la piña la han extendido durante un periodo de 6 semanas y lograron perder 20 kilos combinando su alimentación con ejercicios regulares.

Dentro de las propiedades de la piña está su alto contenido de agua, que tiene un fuerte efecto diurético, que sumado a su alto contenido en fibra facilita la digestión, por lo que esta dieta ayuda a limpiar el organismo y a perder kilos en el proceso. La piña también es un excelente coadyuvante en el proceso de aceleración del metabolismo y combatiendo la inflamación por retención de líquidos. Lo más recomendable es mantenerla boca abajo en la nevera para que el azúcar se distribuya en toda la fruta.

Esta fruta puede consumirse de diferentes formas. La dieta de choque de piña es una de estas, ya que ofrece resultados muy rápidos y no es necesario hacerla durante más de una semana. Según las propiedades de la piña, su ingesta debe ser todo el día, pero también se puede combinar con algunas proteínas procedentes de las carnes blancas y mezclar con legumbres en ensaladas. Además, el zumo se debe tomar de forma constante.

Cuidando el organismo

Al llegar a cierta edad, generalmente después de los 30 años, la testosterona, hormona presente tanto en el hombre como la mujer, comienza a bajar sus niveles de producción en el organismo y afecta la estabilidad del cuerpo, causando problemas a nivel muscular, óseo y fatiga, lo que repercute en el cumplimiento de las rutinas de ejercicios y entrenamiento de las personas. Para aumentar testosterona, así como para aumentar la fuerza y masa muscular, e incluso aumentar la libido, existen tres sencillos pasos para lograrlo y mejorar el rendimiento personal.

Entre estas acciones destaca el consumo de suplementos que ayudan a la producción de esta hormona y a mantenerla en sus niveles máximos. Estos medicamentos pueden ser adquiridos online y en su mayoría son elaborados con productos naturales

Hay que ingerir solo alimentos elevados en micronutrientes, que tengan vitaminas, ricas en magnesio, zinc, vitamina K, consumir más grasas y reducir el consumo de azúcar y evitar el alcohol. El ejercicio también es clave para aumentar la testosterona, masa muscular y perder grasa corporal. Esto se logra con cualquier actividad física, lo importante es estar en movimiento y no ser sedentario.

Seguir estos pasos es garantía de que en el organismo, tanto masculino como femenino, aumente la energía y la fuerza, se fortalezcan los huesos, se genere una sensación de bienestar, exista mayor producción de glóbulos rojos y aumente el deseo y placer sexual.

Hacer deporte y la salud

Implementos para las rutinas de entrenamiento

Además de vigilar todos los elementos anteriores, alcanzar una excelente rutina de ejercicios y por consecuencia una vida equilibrada también pasa por contar con los accesorios y elementos necesarios para poder entrenar.

Salir a correr con ropa o material inadecuado, calzado incómodo y sin hidratación es un error grave que entorpece la efectividad de la rutina de ejercicios. En este punto lo más importante es la ropa, pantalones de licra, camisetas y sobre todo unas buenas zapatillas que hagan del caminar, trotar o correr una actividad cómoda y placentera.

Por ejemplo, si el entrenamiento incluye sesiones de rutas en bicicletas, es necesario el uso de zapatillas MTB o zapatillas mountainbike, que tengan suelas que se amolden a los pasadores del pedal para un mejor agarre, que su parte superior sea resistente a la abrasión y logren canalizar el aire para mantener los pies frescos. En la web de topcascosbici se detallan las mejores zapatillas para ciclistas.

En lo que respecta a la ropa, cuando se hacen actividades de alto rendimiento no es recomendable el uso de telas de algodón, porque no permiten que la piel transpire lo suficiente. Para estos casos el poliéster o nylon son los más aceptables en vista de que expulsan el agua.

Consejos extras

  • Mantener una alimentación sana y una actividad deportiva constante hace maravillas en cualquier organismo y con estos consejos será muy fácil establecer una rutina saludable.
  • No debe convertirse el deporte en algo obsesivo, solo debe hacerse para estar sano física y mentalmente.
  • Siempre es mejor hacer poco deporte a no tener ningún tipo de actividad física.
  • No es recomendable hacer ejercicios si se está enfermo.
  • Antes del entrenamiento la alimentación es importante, por lo que hacer ejercicios en ayunas no es favorable.
  • Ingerir distintos tipos de té es saludable, porque están catalogados como la mejor bebida energética.
  • La ingesta de alimentos azucarados debe ser limitada, al igual que las grasas saturadas, en especial antes de iniciar la rutina de entrenamiento.
  • Se deben consumir comidas cinco veces al día, es decir, desayuno, almuerzo y cena con intervalos en la mañana para el almuerzo y en la tarde de merienda, preferiblemente frutas o galletas con alto contenido en fibra.
  • Por último una buena hidratación, evitar el estrés y descansar 8 horas diarias, forman parte de las acciones que deben ponerse en marcha para lograr una vida saludable.