Freidora industrial

Desde freír pescado, pollo o patatas fritas, una freidora comercial es el equipo ideal para elaborar alimentos crujientes y apetitosos. Sin embargo, el mercado ofrece una infinidad de opciones de freidoras industriales para elegir.

Una freidora industrial es para muchos negocios una herramienta esencial en la cocina, por lo que es de vital importancia saber cuáles son los tipos de freidoras que hay en el mercado y sus características antes de adquirir una.

Sigue leyendo para conocer más acerca de las freidoras industriales.

Tipos de freidoras industriales

No solo es importante tener en cuenta la cantidad de alimentos que necesitas reír a diario, sino también el tamaño de tu cocina, ya que una mala elección puede entorpecer el flujo de trabajo.

A continuación, te enseñamos los tipos de freidoras industriales que hay en el mercado:

Freidora sobre mueble

Para un negocio grande, una freidora industrial de suelo es una buena opción. Con ella puedes freír grandes cantidades de alimentos en el día a día. Vienen en diferentes diseños y se pueden encontrar con fuente de alimentación de gas o eléctricas.

Freidora de mostrador

Si tienes un negocio pequeño con muy pocos alimentos que freír en el día y además un espacio pequeño, seguro que te interesará una freidora industrial de mostrador que sea fácil de manejar.

Tipos de fuentes de alimentación de las freidoras industriales

Teniendo ya un conocimiento sobre cuáles son los tipos de freidoras industriales que hay en el mercado, ahora tendrás que saber qué tipo de fuente de alimentación elegir. La alternativa se da entre un modelo de gas o eléctrico.

Pero, ¿cuáles son los beneficios que ofrece cada tipo de fuente?

Freidoras industriales eléctricas

Una freidora eléctrica utiliza una resistencia eléctrica que pasa directamente por el aceite de la olla. Suelen ser más eficientes a la hora de calentar y recuperar el calor más rápido entre porciones.

Las freidoras industriales eléctricas tienen tiempos de calentamiento más largos y las temperaturas máximas del aceite son más bajas. Lo bueno es que, al no estar conectadas a una línea de gas, permiten mayor movilidad y son fáciles de instalar.

Freidoras industriales de gas

Las freidoras de gas utilizan gas natural o propano a través de conductos colectores los cuales pueden estar en el aceite o debajo de la olla. Si los conductos están fuera de la olla, debe calentar primero el metal de la olla, que a su vez calienta el aceite.

Con una freidora industrial de gas, podrás conseguir calentar el aceite mucho más rápido y alcanzar temperaturas máximas bastante altas.

Sin embargo, al tener que estar conectada a una línea de gas, está prácticamente enclaustrada en el lugar.

Conclusión

Ahora es tiempo de decidir qué freidora industrial es la mejor opción para tu negocio. Si tienes gran flujo de demanda de productos fritos, necesitarás una freidora que pueda recuperar el calor entre pedidos muchos más rápido.

En cambio, sí sólo necesitas alimentos fritos en ocasiones puntuales, puedes elegir una freidora que tenga un calentamiento inicial rápido. Ten siempre en cuenta cuales son las necesidades de tu negocio antes de decantarse por una opción.