Cómo combatir el estrés a través de la fisioterapia

El malestar físico y los dolores musculares suelen ser manifestaciones claras de un elevado nivel de estrés en el organismo. El estrés forma parte de los mecanismos de emergencia con los cuales el ser humano garantiza su supervivencia en entornos hostiles; ayuda a mantener la atención enfocada y nos coloca en alerta máxima para enfrentarnos a escenarios específicos.

Sin embargo, cuando nos vemos expuestos a un escenario adverso durante largos periodos de tiempo, el estrés deja de ser beneficioso. Las reservas vitales de nuestro organismo comienzan a agotarse, favoreciendo el desarrollo de enfermedades. Los dolores musculares, articulares y otros malestares físicos se convierten en una señal clara de exposición prolongada a situaciones de estrés.

¿Cómo puede ayudarnos la fisioterapia a combatir el estrés?

Desde la clínica Fisioterapia Sevilla nos dan algunas claves que nos ayudarán a liberarnos del estrés cotidiano y mejorar nuestra calidad de vida. Cuando se determina que los dolores musculares y malestares que padecemos tienen el estrés como punto de origen, podemos utilizar las técnicas, prácticas y ejercicios de fisioterapia para atender nuestra salud de forma positiva.

Ciertamente, sabemos que la fisioterapia es una disciplina médica que se enfoca en la recuperación de dolencias y lesiones físicas, pero también podemos alcanzar una mayor cuota de bienestar general, relajar nuestro cuerpo y reducir en gran medida los efectos negativos del estrés sobre el organismo.

Esto se consigue por medio de dos ejes de acción: ejercicio físico y masajes. Con una rutina de ejercicios desarrollada por un fisioterapeuta podremos relajar el cuerpo, recargarnos de energía y enfrentarnos mejor a una variedad de situaciones estresantes; la acción física de los masajes nos ayudará a eliminar las tensiones y la sensación de agobio que son típicas del estrés.

Beneficios de la fisioterapia

Beneficios de la fisioterapia en situaciones de estrés

La fisioterapia se convierte, por tanto, en una alternativa terapéutica con la capacidad de generar efectos positivos capaces de contrarrestar las dolencias y molestias que se relacionan con estados de alteración de nuestro entorno. Así, tenemos la posibilidad de mejorar nuestra salud y calidad de vida de una manera sencilla. Los beneficios de la fisioterapia serían los siguientes: 

  • Reducción de la tensión muscular y alivio del dolor crónico
  • Mejoras en la calidad del movimiento, así como la movilidad de los tejidos
  • Disminuye el riesgo de lesiones durante las actividades cotidianas
  • Permite relajar el cuerpo y desconectar la mente de la fuente de estrés
  • Favorece el descanso adecuado, mejorando la calidad del sueño
  • Aumenta la sensación de bienestar al producir un incremento en la secreción de endorfinas
  • Genera una sensación de vitalidad necesaria para enfrentarse a las tareas diarias

Es recomendable realizar sesiones de fisioterapia de manera frecuente, con el objetivo de reducir los efectos negativos del estrés en el organismo, lo que en líneas generales tendrá una incidencia positiva en nuestra calidad de vida. Por supuesto, es importante contar con la valoración previa de un profesional, que además se encargue de diseñar el plan de ejercicios.