El efecto acumulativo de las cremas faciales

Hoy en día, cualquier persona puede llegar a utilizar al menos 10 productos de cuidado personal al día. Las mujeres somos las que más utilizamos, al menos 12 productos, y si no que me lo digan a mi, que puedo hacer un ranking de cremas antiedad de todas las que he probado en mi vida; mientras que los hombres usan alrededor de seis productos al día.

Todas las marcas de belleza recomiendan un protocolo o rutina diaria, que incluye una limpieza con un limpiador facial, seguido de la aplicación de un tónico, el serum (o aceite facial), la crema hidratante, una crema antiarrugas específica, el corrector de ojos, protector solar, y bálsamo labial.

Son ya 8 productos solo para el cuidado de la cara. A esto hay que sumarle el maquillaje, corrector, polvos, etc. Y todavía no hemos bajado del cuello. ¿Son necesarios todos estos productos? Y más importante aún, ¿son buenos para nuestra salud?

La Comisión Europea (y más concretamente el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea) o la FDA (en Estados Unidos) son los encargados de regular los cosméticos y productos para el cuidado personal; para que en el producto final solo exista una cantidad mínima de ingredientes dañinos, demasiado pequeña para producir cualquier daño.

Por lo que en principio, el producto en sí no puede causar ningún efecto adverso en la salud. Sin embargo, surge una pregunta interesante: ¿Existe un efecto aditivo o acumulativo al aplicarnos todos estos productos químicos a diario?

Ranking de cremas antiedad

Como puedes ver, tiene sentido. El uso de “niveles bajos” o “considerados seguros” de sustancias químicas potencialmente peligrosas o no deseadas (es decir, parabenos) en muchas cremas faciales, a lo largo de los días, meses e incluso años, podría tener un efecto acumulativo.

Por ejemplo, una sustancia X se utiliza al 0,1% en un producto que se utiliza diariamente. En otros 10 productos (de nuevo usados diariamente) supongamos que la sustancia X también se usa al 0.1%.

¿Cuál sería la cantidad total de la sustancia X a la que podrías estar expuesto al día? 11 productos x 0,1% equivale a un total de 1,1% al día. Además, las propiedades químicas de la sustancia X (es decir, la tasa de absorción o las propiedades bioacumulativas) son diferentes.

Por lo tanto, con el gran número de productos utilizados, el concepto de “ingredientes seguros cuando se utilizan a niveles mínimos” debería considerarse bajo una nueva luz.

La bioacumulación se produce cuando una sustancia se acumula progresivamente en un organismo porque la tasa de introducción excede la capacidad del organismo para eliminar la sustancia del cuerpo. Nuestro cuerpo no siempre puede metabolizar todos los tóxicos a los que estamos constantemente expuestos, y esto puede resultar en graves problemas de salud en el futuro.

Puede que sea más sencillo cerrar los ojos y fingir que las cremas (y otros productos de belleza) no tienen ningún efecto en la salud. Pero si te interesa tu salud, puedes hacer algo al respecto.

¿Qué se puede hacer? Es un poco difícil dejar de utilizar todos los productos que he mencionado anteriormente, y esa tampoco es la solución al problema, pues nuestra piel necesita de hidratación y nutrientes; especialmente si queremos atenuar las líneas de expresión y las arrugas.

Lo que hay que hacer es estar más implicados e informados en lo que compramos. Para ello, es muy importante leer la lista de los ingredientes de cualquier producto; y si no sabes lo que es, búscalo en Internet y aprende si es un ingrediente deseado o no deseado.

Así comprenderás todos los ingredientes tan perjudiciales que te has estado echando todo este tiempo. Y hacerlo no solamente con las cremas, también con los demás productos de cuidado personal (champús, desodorantes, lociones corporales, etc.).

Convertirte en un cliente informado, leyendo las etiquetas, haciendo preguntas y tomando decisiones informadas te protegerá de muchos problemas en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.