Claves para alquilar motocicletas en las grandes ciudades de España

Se trata de una de las mejores opciones de movilidad para llegar a los rincones más emblemáticos de las grandes urbes. Prácticas, cómodas y funcionales, las motocicletas de alquiler se han convertido en la mejor opción para viajar en ciudades como Madrid, Sevilla o Barcelona.

Cuando se decide viajar a grandes ciudades en España y pasar unos días de ruta turística, habitualmente, para no estropear un coche propio, los usuarios se decantaban por alquilar un vehículo o bien, hacer uso del transporte público. Si bien es cierto, a medida que ha ido pasando el tiempo, estas opciones se han quedado más obsoletas, sabiendo que los usuarios demandan rapidez y comodidad.

Precisamente es aquí donde entran en juego las motos de alquiler, ya que, en las grandes urbes españolas, factores como el tráfico o las largas distancias hacen que no todos los medios de transporte sean efectivos. Así, por ejemplo, el alquiler motos Madrid es una de las opciones más utilizadas del momento, al igual que ocurre en otras ciudades de gran envergadura como Barcelona o Sevilla.

¿Cómo alquilar una moto en estas urbes?

Como ya se ha mencionado, para las grandes ciudades, los usuarios se están decantando cada vez más por alquilar motocicletas. Si bien, para poder hacerlo sin ningún tipo de problema, es importante tener en cuenta una serie de aspectos clave, con el fin de poder conducir la moto con la mayor seguridad y, sobre todo, cubriendo todas las necesidades que se presenten.

De esta manera, una de las primeras cosas que hay que comentar es tener claro el tipo de permiso de conducir que se tiene. En este caso, hay que fijarse bien en si es europeo o no, ya que la cosa puede cambiar bastante. Si se tiene un carnet europeo el alquiler motos Sevilla, por ejemplo, será mucho más sencillo, puesto que solo habrá que ir a las instalaciones de la empresa que ofrece estos servicios, presentar la licencia correspondiente y elegir la moto que más guste. No hay que olvidar que para las motos de hasta 125cc, con el carnet tipo B es suficiente, eso sí, hay que tener, al menos, 3 años de antigüedad.

Sin embargo, en el caso de no tener un permiso europeo, la cosa se complica, ya que habrá que presentar un permiso equivalente y, además, muchas empresas también piden el carnet internacional.

La seguridad, factor esencial

Además del permiso, otro aspecto que hay que tener muy en cuenta es la seguridad que ofrece la empresa de alquiler a los usuarios. En este sentido, habrá que cerciorarse de que todas las motos que tienen en su catálogo están debidamente aseguradas, siendo lo habitual en estos casos que cuenten con seguros a terceros, así, se ofrecen coberturas tanto a los conductores como a los peatones.

De igual modo, también es frecuente que se incluyan otros elementos de seguridad, como candados o dispositivos de seguimiento.

Principales ventajas del alquiler de motocicletas

Es evidente que alquilar una moto en ciudades grandes es una opción excelente, entre otras cosas, porque este medio de transporte ofrece un gran número de ventajas. 

Así, lo primero que hay que destacar es el precio, ya que las motos son mucho más económicas que los coches y, sobre todo, el consumo de gasolina es menor. También hay que decir que con una motocicleta se dirá adiós a los problemas de aparcamiento, ya que se puede llegar a la puerta de todos lados en cuestión de minutos.

De igual modo, con las motos no habrá que sufrir atascos, puesto que, al ser un vehículo más pequeño, puede meterse por zonas más estrechas y llegar al destino deseado sin aguantar esas largas colas de tráfico que suelen saturar las ciudades.

Por otro lado, se trata de un medio de transporte mucho menos contaminante, sobre todo, si se decide alquilar una scooter eléctrica. Y por supuesto, no hay que olvidar mencionar que las motos ayudan a los usuarios a moverse con mayor libertad.