Blastos: ¿Qué son?

El organismo se renueva constantemente, es por eso que en la médula ósea se encuentran células que aún no se desarrollan totalmente, son inmaduras y no cumplen todavía una función determinada en el organismo. Estas células indeterminadas reciben el nombre de blastos.

¿Cómo se determina la cantidad de blastos en el organismo?

Para saber si el porcentaje de blastos en el organismo es normal, es preciso realizar un examen de recuento sanguíneo completo (CBC), que permite medir las células de la sangre, entendidas como glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

De acuerdo al porcentaje de cada una de esas células, se podrá determinar la presencia de enfermedades o infecciones.

Blastos Que Significa

¿Qué tipo de enfermedades se detectan con la medición de blastos?

Conocidos como “Síndrome Mieloplástico”, solo es posible detectarlos mediante un conteo de blastos en la sangre o en la médula espinal.

La Anemia Rafractaria con exceso de blastos, puede presentar muy pocas cantidades de glóbulos rojos y plaquetas, así como un conteo muy bajo de blastos.

Cuando se determina la presencia de blastos en la sangre, significa que hay problemas en la médula espinal, pues estas células en su estado primitivo, solo se encuentran allí normalmente.

La presencia de blastos aunada a cambios en el tamaño, forma y algunas características especiales de las células, puede indicar que se padece de leucemia.

La precisión en el diagnóstico médico solo puede ser posible mediante un recuento sanguíneo completo.

Blastos en Analisis de Sangre

Evolución de los blastos en el organismo

En el proceso regenerador del organismo, los blastos representan un rol fundamental, pues una vez que maduran en la médula espinal, reciben la información celular que les corresponde; es decir, se determinan y comienzan a cumplir su función específica.

Se transforman en glóbulos blancos, que son los encargados de formar el sistema inmunológico, desempeñando su función básica de atacar y destruir los virus y bacterias invasoras del organismo.

También pueden ser transformados en glóblulos rojos, llevando oxígeno por todo el cuerpo, liberando dióxido de carbono, que se exhala por los pulmones.

Estas funciones de las células de la sangre, se ven alteradas cuando hay una presencia elevada de blastos, es decir, de células inmaduras, que por carecer de determinación (no se define su función), alteran el funcionamiento de las células determinadas existentes y al no reemplazarlas para cumplir la tarea asignada, representan un grave problema para el buen funcionamiento del organismo.

Blasto

Soluciones a la elevada presencia de blastos en el organismo

Una vez que se determina la presencia de blastos en la sangre y se puede diagnosticar de acuerdo a su porcentaje, si se trata de anemia o leucemia, el médico ordena el tratamiento adecuado para cada una de estas patologías, que pueden subdividirse y presentar varios tipos.

La más complicada es la leucemia, pues es considerada cáncer en la sangre, precisamente por la ausencia de renovación de las células que la componen y elevado porcentaje de células indeterminadas, que impiden el buen funcionamiento del organismo.

Como ya se explicó, el origen de los blastos es la médula espinal o médula ósea, allí se forman y esperan que sean determinadas por el organismo para cumplir su función. Cuando algo no está bien a nivel medular, los blastos pasan a la sangre y genera, de acuerdo su porcentaje, patologías como anemia o leucemia, siendo ésta última la más grave.

Cuando se trata de algún tipo de anemia, puede tratarse sin mayores complicaciones, suministrando al organismo medicamentos que van a ayudar a nivelar la presencia de blastos, lográndose la recuperación del paciente en poco tiempo.

Analisis de Sangre Blastos

Para diagnosticar la anemia, se centra la atención en los resultados del hemograma, especialmente en la primera parte de este examen, denominado heritograma. Si los glóbulos rojos aparecen reducidos, es indicador de anemia.

Cuando se determina leucemia, se aplican tratamientos de quimioterapia y radiación, porque es necesario eliminar rápidamente a las células que no se regeneran y que invaden al organismo con rapidez. En estos casos hay que controlar constantemente el conteo de células en la sangre, pues este tipo de tratamiento, disminuye la presencia de células sanas y debilita al organismo.

Por esta razón, el tratamiento más efectivo es el trasplante de médula espinal, lo cual requiere compatibilidad absoluta entre el donante y el receptor, para que tenga éxito.

Para determinar la compatibilidad de la médula espinal, deben hacerse estudios de la composición genética, por eso se recomienda que los donantes tengan afinidad parental en línea directa (padres, hermanos, abuelos) para tener mayores probabilidades de éxito y recuperación oportuna del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.