4 beneficios de empezar a hacer deporte

El deporte o la actividad física en general es beneficioso para la salud. Esto es algo conocido por todos y que destacan todas las instituciones y entidades relacionadas con la salud, como por ejemplo el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que desde su web indican una completa guía sobre beneficios en todos los ámbitos de este tipo de actividad.

A modo de recordatorio, hoy os proponemos cuatro beneficios asociados al inicio de la actividad física.

La salud cardiovascular

El ejercicio y llevar un estilo de vida activo, unido a una dieta completa y equilbirada, puede reducir el riesgo de cardiopaías y accidentes cardiovasculares. Las personas inactivas corren casi el doble de riesgo de morir de una cardiopatía que las personas que son activas.

Beneficios de empezar a hacer deporte

El aspecto positivo del deporte es que no es necesario convertirse en un ironman para notar un mejor estado de salud, sino que solo con salir a caminar todos los días puede ayudar a reducir el riesgo de padecer este tipo de afecciones.

Comenzar a hacer ejercicio ayuda también a reducir la hipertensión y los niveles de colesterol y otras grasas en el organismo, como los triglicéridos. Existen dos tipos de colesterol, el conocido como mal colesterol, el LDL; y el colesterol HDL, que es el bueno.

Son muchas las evidencias que demuestran que hacer ejercicio con regularidad, como por ejemplo caminar a paso ligero o correr está relacionado con niveles más altos de colesterol HDL.

Positivo para huesos y articulaciones

Los dolores de espalda, por ejemplo la lumbalgia (la zona baja de la espalda) son más frecuentes en personas con hábitos de vida sedentario que en aquellas que practican actividad física de manera habitual.

El ejercicio, siempre que se practique de manera acompasada con el estado físico de cada individuo, puede ayudar a aliviar muchos dolores musculares y de articulaciones. En el caso de los dolores de espalda, muchos de ellos están asociados a una mala postura corporal, algo que también se puede corregir con ejercicio físico.

Actividades moderadas realizadas con regularidad: caminar, andar, montar en bicicleta, correr… combaten el dolor causado por la osteoartritis, que es especialmente peligrosa en personas mayores de 50 años.

En los últimos años, el running es sin duda el deporte de moda y muchos especialistas en salud recomiendan a sus pacientes iniciarse en esta actividad. Para ello son fundamentales algunos consejos de como empezar a correr. En gimnasios, centros deportivos y centros de salud se pueden adquirir nociones básicas sobre cómo empezar a correr y consejos de runner, para que esta actividad incida positivamente en la salud.

En los más pequeños, cualquier tipo de actividad física, propicia un aumento en la densidad mineral ósea y ayuda a mantener la fortaleza de los huesos durante toda la vida, reduciendo la posibilidad de padecer osteoporosis, que es el fenómeno que ocurre cuando los huesos se debilitan y tienen más posibilidades de fracturarse.

Las enfermedades crónicas

En cuanto a las enfermedades crónicas: diferentes tipos de cáncer o diabetes, la práctica de actividad física es también un buen aliado para prevenir su aparición. El ejercicio protege contra el cáncer de colon y el cáncer de mama es mujeres que han llegado a la menopausia y algunos estudios sugieren que la actividad física puede también prevenir el cáncer de pulmón y el cáncer de endometrio.

Cualquier actividad deportiva, siempre que se practique de manera periódica, puede ayudar a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Hacer ejercicio es especialmente importante si se padece sobrepeso, no solo porque ayuda a perder esos kilos de más, sino porque induce a un mejor estado de salud.

Una de las recomendaciones para los enfermos de diabetes es practicar actividad física de manera periódica, pues es un buen modo de regular los niveles de azúcar en sangre y evitar complicaciones a largo plazo.

Empezar a hacer deporte

La salud mental y un mejor estado de ánimo

Una última razón para practicar deporte o iniciarse en la actividad física es el aspecto mental. La práctica de actividad física puede resultar tan efectiva para el tratamiento de depresión y otros males emocionales como algunos medicamentos. El ejercicio mejora también la función cerebral en niños y en adultos mayores, así como la capacidad de concentración.

Hacer deporte de manera periódica provoca un mejor estado de ánimo, sirve como agente desestresante tras una larga jornada de trabajo y anima a superarse día a día, aunque para ello obviamente es importante una correcta recuperación.

Atendiendo a este aspecto, el aceite de linaza se ha demostrado como un aceite aliado de los deportistas para obtener una mejor recuperación de los entrenamientos.

Tras la actividad física, las personas se sienten más felices, más satisfechos consigo mismos y con una sensción de bienestar más alto. Incorporar ejercicio regular a las actividades diarias ayuda a reducir los niveles de estrés y a mejorar la autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.