Cómo los problemas de ansiedad pueden llevarnos a la obesidad

Cuando se toca el tema de la obesidad, generalmente se enfoca desde el punto de vista alimenticio, lo cual tiene lógica porque son las calorías de los alimentos que se ingieren lo que desarrolla el problema.

Sin embargo, en algunos pacientes pueden existir causas subyacentes que despiertan el deseo de comer, una de ellas es la ansiedad, un trastorno psicológico difícil de tratar que produce diferentes secuelas a nivel físico y mental.

Tristeza y ansiedad como causas de obesidad

Cuando nos referimos a la ansiedad en referencia al tema alimentario, se entiende como una sensación de nerviosismo intenso, que suele aparecer en determinadas horas del día y que nos lleva a comer, incluso sin tener hambre.

Este es uno de los problemas que mayor dificultad de tratamiento tiene, ya que se produce en la mente y eso dificulta mantener dietas y llevar un régimen alimenticio adecuado a las necesidades del organismo.

La ansiedad puede producirse por diferentes causas, entre ellas el estrés, aburrimiento, la depresión y otros trastornos, como el obsesivo-compulsivo y la agorafobia.

Obesidad Psicógena Reactiva

Existen diferentes escenarios en los cuales se puede desarrollar obesidad a causa de la ansiedad. Por ejemplo, cuando la causa de las ganas de comer se presentan debido a un episodio doloroso, como la pérdida de un ser querido o algún otro evento traumático, se denomina Obesidad Psicógena Reactiva, mientras que si se intenta compensar el estado de ánimo, mediante la ingesta de comida en exceso, se trata de Obesidad Psicógena de Desarrollo.

Aquellas personas padecen de agorafobia, tienen mayores probabilidades de desarrollar obesidad en algún momento de su vida. Este es un trastorno de ansiedad, que se caracteriza por el desarrollo de miedo intenso a encontrarse en lugares de los cuales sería difícil escapar, como los aviones, trenes y autobuses.

Es por ello que se vuelve necesario conocer los síntomas de la agorafobia, diferenciarla correctamente de la claustrofobia y atenderla de manera adecuada, ya que de lo contrario la persona puede terminar encerrándose en casa y elegir la comida como forma de compensar su estado ánimo.

Comer por ansiedad

Obesidad y TOC

La obesidad de trata de una enfermedad crónica que tiene como origen una serie de factores, entre los cuales se incluyen la herencia genética, el sedentarismo, la mala alimentación, disfunciones a nivel metabólico y hormonal.

Uno de los trastornos de ansiedad más complejos es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), el cual se refiere a la presencia de compulsiones recurrentes que provocan la pérdida del interés en asuntos generales.

Generalmente, el TOC se produce gracias a imágenes persistentes en la mente del afectado, que le provocan ansiedad y que son difíciles de suprimir, aun cuando el paciente sabe que son irracionales.

Si esta es la causa de la obesidad en una persona, la aplicación de un tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo de forma oportuna, resultará lo más idóneo para combatir los trastornos alimenticios que puedan desarrollarse a causa del TOC y evitar sus consecuencias negativas en la salud.