La música como acompañante perfecto para correr

A veces es necesario tener un poco de motivación extra para hacer ejercicio, la música nos puede ayudar a conseguirlo.

La música es una fiel compañera para hacer cualquier tipo de actividad, incluyendo entrenar. Te ayuda a mantenerte enfocado, hacer llevadera la rutina de ejercicio y hasta aumentar o disminuir el ritmo de lo que se está haciendo en el momento. Unos auriculares bluetooth para deporte son un requisito indispensable para este tipo de actividades.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Lo primero que debes pensar es que no todos los auriculares inalámbricos son aptos para practicar ejercicio y correr. Es verdad que vienen con calidades diferentes de sonido, y que muchos están indicados para un uso diario, pero a la hora de hacer una actividad de alto rendimiento físico no son los más adecuados.

Por ejemplo, los audífonos para gamers y músicos tienen una gran calidad de sonido, pero no son cómodos si estás en continuo movimiento. También es fácil que se rompan al caer o que se estropeen por el exceso de humedad.

Todos estos factores indican que a la hora de escoger auriculares para hacer deporte, lo primero a considerar es su resistencia a golpes y caídas, además del sudor y la lluvia, porque es habitual ejercitarse en el exterior, donde hay exposición a los cambios climáticos.

La música como acompañante perfecto para correr

Por otro lado, el diseño tiene que enfocarse en ofrecer un mejor ajuste para la oreja. Esto lo logran con mecanismos de colocación e inserción alrededor de la oreja, y a veces, con una cinta que rodea la nuca.

Aunque parezca obvio, el otro gran pilar clave en el que se debe pensar en estos audífonos para hacer ejercicio, es que efectivamente, sean inalámbricos. Los cables entorpecen el movimiento y también se ven expuestos al maltrato.

Al estar conectados por bluetooth, puedes escuchar música desde tu smartphone o reproductor de música sin que estés conectado físicamente a ninguno, y así puedas alejarte y tener una libertad total de movimiento. Aunque haya que cargar estos auriculares, su batería dura muchas horas, por lo que van a durar encendidos todo lo que dure tu jornada de entrenamiento sin ningún problema.

¿Cuáles son buenas opciones?

Es normal que te hagas esta pregunta porque hasta hace pocos años, los audífonos inalámbricos eran un completo fracaso. Su calidad de sonido era muy pobre comparados con los de cables, además de que se desconectaban constantemente.

Pero la realidad ahora es otra. De hecho, pueden competir en calidad y comodidad con los más tradicionales, además de la ventaja natural que tienen por la falta de una conexión física.

Muchos vienen con características novedosas que hacen que la experiencia sea aún más increíble. Para empezar, sus diseños son sumamente cómodos porque están pensados para adaptarse lo mejor posible a la oreja para evitar las caídas.

Unos son particularmente pequeños, de manera que se vuelven casi imperceptibles. Sumado a que vienen con un sistema de sonido 3D, son perfectos para desconectarse del mundo exterior y hacer ejercicio casi sin darte cuenta.

Los diseños de estos audífonos están tan bien pensados, que incluso, varios vienen con diferentes tamaños para poder escoger el más adecuado, además de que su peso no se siente después de usarlos durante un par de minutos.

También es normal que algunos ni siquiera tengan un botón de encendido porque se encienden automáticamente al sacarlos de su funda. Esta opción es excelente porque la funda sirve como cargador portátil, lo que viene bien en caso de haber olvidado cargar los auriculares.

Casi todos tienen incorporado en su sistema de sonido una protección de oídos que no interfiere con la calidad de sonido. A veces, incluso esto viene acompañado de un sistema de cancelación de ruido, lo que permite que la música se escuche aún mejor sin la necesidad de que el volumen esté tan alto. Esto es algo que se agradece considerando que la pérdida de audición es cada día más común debido al mal uso de los dispositivos de música.