Las etiquetas de los alimentos: ¿qué debemos saber?

En la actualidad, las empresas dedicadas al procesamiento de alimentos tienen la obligación de indicar el valor nutricional de los productos en un área visible de su envase. Esto es importante porque permite diferenciar los alimentos saludables de aquellos no tan beneficiosos.

Utilizando esta información, los compradores pueden seleccionar de forma adecuada los ingredientes que incluyen en su alimentación diaria. Quienes deseen profundizar en el tema como parte de su evolución profesional, pueden participar en los programas de formación en nutrición que se encuentran disponibles en la INESEM Business School.

¿Cómo entender las etiquetas de los alimentos?

A continuación, indicaremos cuales son elementos que deben tomarse en cuenta para interpretar de forma adecuada las etiquetas de los alimentos y evitar las confusiones más habituales.

Etiquetas nutricionales
  • Valor energético expresado en calorías (Kcal). Representa el aporte energético que ofrece el alimento por porción o por cada 100g, y es fundamental determinar que las calorías provengan de un  alimento de calidad a nivel de nutrientes.
  • Grasas. Es necesario verificar la cantidad y tipo de grasa que tiene el alimento. Los productos con alto contenido de grasas saturadas no se han de consumir en exceso puesto que tienen un impacto negativo el sistema cardiovascular.
  • Carbohidratos. Tanto la cantidad como la calidad de los mismos es un asunto importante, ya que algunos hidratos de carbono son naturales mientras que otros han sido añadidos durante el proceso industrializado.
  • Fibra. Esta resulta beneficiosa para el sistema digestivo y tiene la capacidad de hacer que las personas se sientan saciadas. Es necesario seleccionar alimentos que además de ser ricos en fibras naturales, sean bajos en azúcares añadidos y grasas saturadas.
  • Ingredientes. No solo deberíamos fijarnos en la tabla nutricional, sino que es necesario conocer la lista de ingredientes que componen el alimento, ya que de esa forma podemos certificar si han añadido azúcares, harinas, sal o grasas, para elegir la alternativa más saludable.

Algunas consideraciones que debes tener

La información nutricional se muestra en orden decreciente, mostrando en primer lugar aquellos componentes que se encuentran en mayor concentración dentro de la formulación del producto.

Que saber del etiquetado de los alimentos

Siempre es mejor que la lista de ingredientes sea corta, ya que eso habla de un alimento poco procesado y por tanto, mucho más natural. 

Es usual que algunos alimentos procesados resulten engañosos, al promocionarse como beneficiosos gracias a la adición de vitaminas y minerales en su composición. Se hace necesario entender que la presencia de vitaminas no implica que el producto sea libre de azúcar, grasas saturadas y químicos conservantes, saborizantes artificiales y colorantes. En este sentido, las personas deberían prestar mucha atención a los aditivos químicos que suelen agregarse para mejorar el olor, sabor y apariencia del alimento. 

En la escuela de negocios INESEM, puedes realizar el Máster en Nutrición Humana y Dietética en el cual se aprende sobre la composición de los alimentos y su impacto sobre la salud humana, lo cual te ofrecerá las habilidades y competencias necesarias para diseñar planes nutricionales adecuados.