Del pasado al futuro: del hipérico a la electrónica avanzada

Un remedio clásico natural, la Hierba de San Juan, llega desde la antigüedad al siglo XXI, y, con él, remozados artilugios electrónicos sanitarios. Apoyo desde el pasado al futuro para la medicina actual.

El hipérico, Hypericum perforatum, o simplemente Hierba de San Juan (debido a que florece en el Día de San Juan), es una planta de origen europeo, de la familia de las hipericáceas (de ahí su otro nombre), de un bonito y llamativo color amarillo. A excepción de su raíz, toda ella sirve para realizar remedios que pueden ayudarnos. Llega desde la más remota antigüedad para ponerse al servicio del hombre del siglo XXI. Lo mismo puede decirse de los artilugios electrónicos de uso terapéutico, especialmente el más usado con diferencia, el audífono, que basándose en los mismos principios que ya mostrara en su primera aparición hace más de un siglo, al igual que ocurre con el hipérico, ha sabido adaptarse a nuestro siglo desde el pasado para seguir siendo útil.

Comprar hipérico conociendo sus propiedades

Ya sea en aceite, infusión o cápsulas, debemos conocer antes de comprar para qué la queremos, cuál será su uso. Hay que recordar que no hay por qué realizar el remedio uno mismo, como antaño. Gracias a que se elaboran en distintas formas, podemos conseguirlo de la marca Deliplus, de la marca Soria Natural o la de Mercadona, con solo acceder a dichos establecimientos o a un click en caso de adquirirlo desde tiendas online.

Como antidepresivo natural, y debido a la hipericina, así como a las xantonas, flavonoides y derivados del floroglucinol que posee entre sus componentes, suele ser uno de los usos más famosos de la misma. Más mundano, es su uso para el incordio que supone sufrir hemorroides. Pero lo mismo vale para la piel, normalmente para aquellas que padecen picazón, así como dolores musculares, los relacionados con las articulaciones, procesos cicatrizantes, digestivos e incluso antiinflamatorios.

Obvia decir que antes hemos de consultar siempre con un médico debidamente formado y colegiado, que nos podrá indicar el cómo sacar el máximo partido sin peligros, pues posee efectos secundarios. Entre los mismos estaría su contraindicación para mujeres embarazadas o en período de amamantar, el no exponerse al Sol, estar alerta porque puede tener interacción con medicamentos y producir fallos cardíacos si se mezclase con anestesia. Son posibilidades que, estando atentos, no debe suponernos ningún problema.

Sus beneficios, como vemos, son bastante atractivos.

Audífonos modernos para centros auditivos modernos

electronica avanzada audifonos

Cuando apareció hace más de un siglo era un mero artilugio, una curiosidad a la que únicamente algunos podían acceder. Hoy, forma parte de la salud auditiva y, como en el caso del hipérico, ha sabido adaptarse para apoyar la medicina y los centros auditivos.

No es un medicamento, aunque parezca obvio, sino un producto sanitario y, por tanto, necesita del cuidado y mantenimiento de cualquier otro aparato electrónico general.

No solo ha sabido adaptarse gracias a remodelados modelos, sino que las nuevas tecnologías, como internet, permiten concertar citas, consultar precios o pagar y recibir cómodamente nuestros modernos audífonos desde casa. Valga como ejemplo de estas posibilidades que brinda internet, las opciones que un centro auditivo Córdoba ofrece actualmente: desde su web web, podemos detallar servicios de salud auditiva, tales como anamnesis, otoscopia, impedanciometría, audiometría, pruebas de potenciales evocados auditivos, de otoemisiones acústicas, tratamiento infantil o rehabilitación auditiva.

Pero ya hemos dicho que debe tratarse como un aparato electrónico normal. Aquí entrarían el ofrecimiento online de servicios tales como adaptar la prótesis, consultar al servicio técnico, repararlos, recibir asistencia a domicilio, sin olvidar la limpieza de audífonos (por higiene y durabilidad) o las mediciones para comprobar que el audífono va bien. Solo los mejores centros ofrecen todas estas características. Si además, estos centros nos ofrecen financiación a medida y ayudas/subvenciones, pues ya se convierte en algo social.

Hoy en día, siempre que estemos asesorados por médicos reales debidamente titulados y colegiados, se pueden rescatar del pasado remedios ancestrales o productos sanitarios que formaban parte de una élite para beneficiarnos todos con garantías.