Consejos para tener tu propio gimnasio en casa

Cuando nos decidimos a hacer ejercicio desde casa, una de nuestras mayores preocupaciones es no disponer del material adecuado para poder llevar a cabo nuestro entrenamiento. Ya sea porque no tenemos espacio o porque consideramos que no podemos hacer uso de otro tipo de instrumentos para ponernos en forma.

Sin embargo, tener un gimnasio en casa no significa que debamos adquirir material profesional. A veces, podemos utilizar botellas de plástico rellenas de agua, sacos de arena o emplear una silla para realizar ejercicios similares a los que haríamos con pesas en un gimnasio. No obstante, no es necesario emplear material adicional para ejercitarnos en casa.

Ejercicios efectivos que no requieren material

Existen muchos ejercicios efectivos que no requieren material y que nos reportan resultados muy positivos. Pensemos en las sentadillas que tonifican nuestros glúteos o en las tijeras que fortalecen nuestras piernas. Asimismo, las flexiones son ideales para trabajar nuestros brazos, hombros y espalda. ¡Qué decir de los abdominales! Hay una gran variedad (crunch, básico, giro ruso…).

Ejercicios efectivos en casa

Además, pensemos que podemos realizar otro tipo de entrenamiento en casa. Existen vídeos y aplicaciones que nos permitirán tener nuestro propio gym en casa, sintiéndonos como si estuviésemos en un gimnasio. Así, podemos asistir a una clase de yoga, pilates, danza del vientre e, incluso, aerobic sin movernos de nuestro propio hogar.

En el caso de que llevemos un tiempo realizando ejercicios en casa y queramos añadirles dificultad, podemos utilizar una silla, por ejemplo, y subir en ella primero con una pierna y luego con la otra. Esto nos ayudará a fortalecer, aún más, las piernas y los glúteos.

Si deseamos trabajar los tríceps, también podemos utilizar este recurso. Para ello, nos sentaremos y apoyaremos las manos en el borde del asiento a los lados de nuestro cuerpo. Desplazaremos los glúteos hacia delante y bajaremos el cuerpo para, después, volver a subirlo. Este es un excelente ejercicio.

La constancia lleva al éxito

Para que el ejercicio en casa nos reporte los resultados que estamos buscando, ya sea tonificar, perder peso o mantenerlo, tenemos que ser constantes. No sirve de nada hacer un día dos horas de ejercicio pero, después, pasar una semana entera sin practicar. Lo mejor es que hagamos un poco cada día. Por ejemplo, veinte minutos o treinta, los que podamos.

Ejercicio en casa

También, es importante que no hagamos ejercicio cada día a una hora diferente. Esto hará que nos sea mucho más difícil ser constantes. Es mejor marcarnos una hora fija y cumplirla, a menos que suceda algo, como una cita médica, que nos obligue a cambiar este plan inicial.

Como podemos ver, hacer ejercicio en casa es muy cómodo y no requiere de ninguna inversión en material. Sin embargo, tendremos que aprender a motivarnos para cumplir con nuestros objetivos. Algo que tenemos muy en cuenta es que no debemos hacer los mismos ejercicios todos los días. Es mejor variar y, cada quince días, cambiar la rutina que estemos haciendo.

En la actualidad, podemos encontrarnos con varias aplicaciones para móviles que nos pueden ayudar a escoger la mejor rutina para nosotros e, incluso, qué tipo de alimentación deberíamos seguir. Porque ya sabemos que para ver los resultados que deseamos, debemos combinar el ejercicio con una alimentación adecuada.